¿Qué está faltando en tu proceso de selección para tomar una excelente decisión?

Evaluar la motivación de una persona para desempeñar una labor en específico en tu compañía no es un "nice to have", sino que es un componente indispensable para saber si la persona que tienes enfrente puede darte los resultados de forma consistente en tu organización. Esto lo pongo a colación porque muchas organizaciones, incluidos muchos headhunters, anteponen los conocimientos técnicos y la experiencia, asumiendo equivocadamente que las personas están automáticamente motivadas por el trabajo, sin embargo, parecen olvidar que hay una "gran cantidad" de personas que tienen el dominio técnico y la experiencia, sin embargo, en realidad no les es atractivo el proyecto o la actividad. 

El que las personas se sientan motivadas por tu proyecto o por tu actividad es algo indispensable para el éxito de tu posición ya que no todo será de color de rosa, habrá situaciones que sean un poco complicadas o difíciles y si la persona no se siente atraída por el reto y el proyecto en sí requerirá cada vez más energía. 

Por supuesto que hay otras cosas además de la motivación que influyen para que tu posición sea exitosa, sin embargo, es uno de los componentes que más se pasa por alto. 

Considerar que una persona se encuentra motivada por el trabajo por el hecho de que ostenta varios años de experiencia es un error. Mucha gente fuera de tu organización y posiblemente dentro de ella se siente atraída únicamente por el dinero.

Si el dinero es el único punto que considera el candidato para evaluar tu proyecto y para considerar un cambio te puedo decir que estarás haciendo una mala inversión en talento ya que la motivación basada únicamente en la compensación económica es efímera, la gente no sentirá que tiene que dar más de sí ya que no se siente atraída por el proyecto.

Recuerda que hay una gran cantidad de material ahí afuera que justamente está orientado a ayudar a los candidatos para que aterricen en una posición y hay muy poco material que está orientado a los dueños de las posiciones.

En artículos subsecuentes exploraremos la mejor forma de evaluar la motivación en las entrevistas