Pensamientos distorsionados ¿Cómo evitar que afecten nuestra carrera? [Parte 3]

Este artículo es la tercera y última parte que habla sobre los pensamientos distorsionados en donde te expondré un método sencillo de darle la dimensión adecuada a tus pensamientos y por consiguiente tomes acciones constructivas para ti y para los demás.


Pensamientos Distorsioados Parte 3.png


Si bien la información vertida en estos artículos contienen las enseñanzas de de Albert Ellis y Aaron Beck, esta última parte hubiera sido imposible sin la valiosa colaboración de la Doctora y Psiquiatra María del Carmen Martínez.

La doctora expone en términos simples y sencillos una forma de darle la dimensión adecuada a los pensamientos, no negando nuestros sentimientos, sino que los racionalicemos y que actuemos en consecuencia.


Pues bien, empecemos. No sin antes hacer un breve repaso a los dos artículos anteriores.

MD Maricarmen Martínez (1).jpg

En el primer artículo exploramos la forma en la que trabaja nuestro cerebro dándole una interpretación automática a lo que vivimos.


En la segunda parte explicamos los principales tipos de pensamientos distorsionados que frecuentemente merman nuestra interpretación de lo que experimentamos en la vida.

Y esta tercera y final parte consiste en darte un marco sencillo para ayudarte a trabajar con tu mente de tal forma que pueda ayudarte a lidiar con las dificultades de la vida y de tu trabajo.

Pues bien entremos en materia.

Cada vez que experimentamos una dificultad en nuestra vida, la maquinita de nuestro cerebro empieza a trabajar y empezamos a generar emociones casi de forma automática.

(La doctora Martínez explica que esto puede ser también al revés, es decir a partir de nuestras emociones podemos generar pensamientos.)

Lo que pensamos y lo que sentimos .png

En lugar de darle una connotación automática a nuestros pensamientos es importante estar plenamente conscientes de ellos y actuar en consecuencia en una forma constructiva.

La mejor manera de hacerlo es mediante la siguiente forma:

1| ¿Qué percibes cuando piensas mal?

Cada vez que pensamos mal, nuestro cuerpo nos da señales, puede que nos dé coraje, nos preocupemos, generemos estrés innecesariamente, etc.

Ahora en medio de una vida tan agitada como la actual… ¿Cómo hacer tiempo para detenernos a pensar en nuestros pensamientos?

Esta sencilla práctica puede ser muy valiosa para ti.

Cuando tu mente empiece a pensar en cosas que te hagan sentir mal detente un segundo y hazte la siguiente pregunta.

¿Este tipo de pensamiento me ayuda a sentirme mejor y actuar en consecuencia o por el contrario me detiene o me limita?
— Dra. Maricarmen Martínez

Una vez hecho esto trata de identificar el pensamiento distorsionado que estás experimentando.

2| Reta el pensamiento

Reta este tipo de pensamiento con una pregunta o declaración que ponga en duda el pensamiento inicial. Un ejemplo de estas preguntas pueden ser:

  • ¿Realmente sucede así siempre?

  • ¿Qué evidencia tengo que pueda sustentar lo contrario?

  • ¿Qué tipo de palabras estoy utilizando verbalmente o mentalmente que “validan” este pensamiento?

  • ¿Realmente piensa o siente así esta persona?

3| Vive la emoción y sácala al exterior.

Uno de los puntos más importantes que plantea la doctora Martínez es que somos seres emocionales que pensamos no somos seres racionales que sentimos.

El exteriorizar lo que sentimos es una parte importante de la salud mental del individuo, por lo cual no se debe de reprimir las emociones de las personas.


Sin embargo, hay una forma inteligente de hacerlo sin que esto sabote nuestra carrera.

La forma que planteamos esta:

  1. Una vez que sepas que tipo de pensamiento experimentas identifica la emoción que te hace sentir.

  2. Utiliza la rueda de las emociones (imagen siguiente) para identificar correctamente la emoción.

  3. Escribe la emoción que te hace sentir en una hoja de papel. (El simple hecho de escribir ayuda a la gente a externalizar sus emociones sin dañar a terceros. )


  4. Ve la emoción desde un punto de vista externo y hazte la siguientes preguntas.

¿Qué repercusiones tendrán las acciones que voy a tomar en el corto, mediano y largo plazo?
— Dra. Martínez


Dándole el contexto al trabajo sobre cómo pensamos.

Si bien estos cuestiones son muy puntuales, un factor a menudo ignorado y es muy importante, es tomar la responsabilidad en nuestro propio autoconocimiento.

Si nosotros nos conocemos y sabemos que es lo que nos hace reaccionar de cierta forma, más fácilmente podremos autogestionar el comportamiento que exhibimos a los demás.

Adicionalmente, si tú como líder de un área, departamento o compañía conoces la verdadera naturaleza de la gente podrás tomar mejores decisiones.


Una buen método para lograr esto es el análisis de talento de TMA, el cual te ayuda a entender la naturaleza de la persona en beneficio de la persona y en el de otros.

Conclusión sobre los pensamientos distorsionados.


La mente está completamente activa todo el tiempo, si nosotros dejamos que está nos controle y que asuma el piloto automático de nuestras acciones tendremos una vida reactiva en donde tenemos poco control de las cosas.


Por el contrario, si nosotros nos hacemos conscientes de cómo funciona nuestro cerebro y practicamos el ejercicio que compartió la Doctora Martínez daremos la justa dimensión a como funciona nuestro cerebro sin que reprimamos nuestra parte emocional.

Pensamientos distorsionados 3 agregalo en los comentarios.png