¿Qué pasaría si rompiéramos todas las reglas en cuanto al talento?

Durante los últimos meses he estado pensando mucho en la contribución que crea el trabajo para una persona. En la enorme cantidad de tiempo que destinamos a personas que son ajenas a nuestro círculo familiar o de amistad y en la enorme cantidad de energía que invertimos en la gente para obtener de ellos los comportamientos que estamos buscando.

Si bien es cierto que la función de recursos humanos ha avanzado mucho durante los últimos años, el reto fundamental sigue subsistiendo.  La gente se desgasta trabajando con las personas tratando de que exhiban ciertos comportamientos que en muchos casos acaban siendo difíciles de desarrollar.

En la actualidad muchas compañías tratan de prevenir este tipo de desgaste mediante pruebas psicométricas. Si estas pruebas fueran suficientes, ¿Por qué las empresas siguen mostrando retos a la hora de gestionar el talento? ¿No se supone que las pruebas me explican cómo es la persona con bastante certidumbre?

Si al final de cuentas la persona es así ¿Por qué me desgasto con la gente?

El gran reto de las pruebas psicométricas es que te dicen “como es la persona” más nunca te indican cómo puedo trabajar con ella de tal forma que no origine desgaste para ambos. Al no tener un mapa claro e individual para cada persona, los managers tendemos a “desarrollar” en la gente cosas que acaban siendo difíciles de mostrar por lo menos de forma consistente a largo plazo.

Las pruebas psicométricas no lo son todo, una vez que has leído el reporte nunca más lo vuelves a tocar, por lo menos como manager.

 

“El gran reto de las pruebas psicométricas es que nunca te dicen como puedo trabajar con la persona de tal forma que no origine desgaste para ambos”
— Jorge Martínez

Déjame hacerte una pregunta… ¿Cuántas veces no has mandado a alguien a algún tipo de entrenamiento para que muestre un comportamiento determinado y a la larga acaba siendo difícil de mostrar de forma consistente?

¿Cuántas veces has dado una retroalimentación esperando que la gente cambie?

Al explicar todo esto, no me refiero a que las personas no pueden crecer y/o desarrollarse, sino que simplemente la gente no crece en sus debilidades, por el contrario crece en sus talentos.

Mucho más aún, nos olvidamos de la esencia de la persona, no hay que cambiar la esencia de la gente, por el contrario hay que aprovecharla.

¿Qué  sucedería si en lugar de simplemente conocer a la persona utilizáramos toda esa información en beneficio para ambos?

¿Qué sucedería si trataras a cada persona no como te gustaría que te traten sino por el contrario como a esa persona le gustaría que la tratasen?

Te apuesto lo que quieras que gestionarías mucho mejor el talento de tu organización y de eso es justamente este artículo. De romper las reglas, de cambiar paradigmas, porque el desgastarse con la gente es cosa del pasado ya que hoy por hoy existe la tecnología y la ciencia para ayudarte.

Esa tecnología se llama TMA y tú ¿Estás listo para romper las reglas?

////////Code from share this //////////////////////////////////////////////////////////////// ///////////////Code from share this Bajo de la página follow us//////////////////////